Charles Napier

El colonialismo está muy mal visto a día de hoy, y episodios como las Guerras del Opio, o la más reciente invasión norteamericana de Irak, son censuradas por casi todo el mundo. Sin embargo, hay algunas anécdotas que nos hacen ver que el colonialismo puede tener una parte buena.

En los siglos XVIII y XIX el Imperio Británico, a través de su organización títere, la Compañía de las Indias Orientales, se hizo con el control de la India (lo que hoy son los estados de India, Pakistan, Bangladesh y parte de Afganistán), un subcontinente cuyo denominador común bien podría ser la total ausencia de algo en común. En esta larga conquista surgen grandes personajes, y de uno de ellos versa el post de hoy.

Estatua de Charles Napier

Sir Charles James Napier, luego militar de carrera, nació en 1782 en Inglaterra. Era hijo de militar ( George Napier) y hermano de otros dos militares (George Thomas Napier, que sirvió en la Guerra de la Independencia española, y perdió un brazo en Badajoz; y William Francis Patrick Napier, que también combatió en España). Sirvió largos años en la India, y su mayor éxito militar fue la conquista de la región de Sindh, al este de (lo que hoy es) Pakistán. La ciudad más importante de esta región (y de todo Pakistán) es Karachi, con más de 15 millones de habitantes. Napier fue luego nombrado Gobernador de Bombay, pero no debía de ser del todo del gusto de la casiomnipotente Compañía de las Indias, y fue relevado. Retornó a Inglaterra, pero pronto tuvo que volver a la India para hacerse cargo de la represión de la revuelta Sikh, pero cuando llegó de Inglaterra se encontró que estaba ya todo el trabajo hecho. Murió en 1853 en Inglaterra.Hasta aquí lo que podría poner en su ficha “oficiosa”. Ahora vayamos con la anécdota que, desde mi punto de vista, es mucho más relevante.

En un determinado momento de la campaña de Sindh, se encontró Napier con la muy famosa costumbre de quemar a las viudas en la pira funeraria de su esposo. Horrorizado, Napier preguntó que a qué se debía eso, y se le respondió que era una costumbre india. Bastante furioso, Napier le contestó: “Muy bien. Es vuestra costumbre. Nosotros tenemos también otra costumbre: cada vez que un hombre quema a una mujer viva, le ponemos una soga al cuello y lo ahorcamos”. La ominosa costumbre de “sati”, o quemar a las recientes viudas, empezó a declinar rápidamente. Obviamente, el control británico sobre la India no era el mismo que, digamos, tuvo Hitler sobre Polonia, por lo que siguió habiendo episodios de quema de viudas, pero a escondidas o en territorios remotos con escasa presencia militar británica. A día de hoy, es un delito perseguido en la India, aunque sigue habiendo rumores de sitios donde se sigue practicando.

De la famosa frase de Napier no existe una versión de la que se pueda garantizar su literalidad. Si hubiera sido así, hubiera incluido la versión original y mi traducción. El espíritu de la frase, sin embargo, está perfectamente reflejado en la que he escrito. En la wikipedia tienen otra versión un poco más larga que la mía.

Como curiosidad, decir que Napier tiene una estatua en Trafalgar Square (ver foto), a escasos doscientos metros de la Columna de Nelson. Siempre que voy a Londres, procuro darme un paseo por la zona, y si tengo la oportunidad, hacerle una foto a la estatua.

Por último, Napier Road es una de las calles de Karachi donde más prostitución hay. El equivalente madrileño a Montera.

Espero que despues de haber leído esto, compartáis mi admiración por este militar británico.

NOTA: Hay otro Napier, contemporáneo a nuestro Charles Napier, que quizá sea más famoso: es el Almirante Charles John Napier, que participó en la Guerra de la Independencia Española (The Peninsular War). Que yo sepa, no es pariente del protegonista del post de hoy.

Anuncios

3 comentarios to “Charles Napier”

  1. meneame.net Says:

    ¿Que quemar a las viudas es una costumbre vuestra?

    A Charles Napier le dijeron que quemar a las recientes viudas en la pira funeraria de sus maridos era una costumbre de la zona de la India donde se encontraba. Horrorizado, les contestó lo siguiente…

  2. Top Posts « WordPress.com Says:

    […] Charles Napier El colonialismo está muy mal visto a día de hoy, y episodios como las Guerras del Opio, o la más reciente invasión […] […]

  3. juan Says:

    ¿No sería que la quema de viudas era la escusa perfecta para la conquista de la india? considerados como bárbaros no acordes al liberalismo existía el derecho a declarar una guerra justa y una apropiación de la vida y los recursos de las gentes para el beneficio de los autoproclamados defensores del género humano. Todo intereses económicos.
    Vaya cuento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: